Plataformas ciudadanas de Ibiza se quejan de un “uso excesivo” en las calles y en Formentera ya se plantea regular su circulación.

Dos hombres pasean en patinetes eléctricos junto a la playa. ANTONIO MORENO

La plataforma ciudadana Prou ha puesto sobre la mesa el sorprendente problema que están provocando los patinetes en calles y carreteras: se han convertido en todo un riesgo para peatones y conductores, e instituciones como el Consell de Formentera ya se plantean buscar soluciones al respecto.

Prou Ibiza criticó recientemente la «falta de control» de bicicletas y patinetes en la ciudad y exigieron que se definan los carriles por los que pueden circular estos vehículos sin ser un peligro para los peatones y los propios conductores. Numerosos casos de ciudadanos arrollados por estos modernos artefactos les llevaron a realizar estas peticiones, solicitando a las autoridades municipales que incrementen el control «de forma efectiva y real» del tráfico y se prohíba la circulación de vehículos en las aceras o pasos de cebra.

En el municipio de Ibiza, desde el Ayuntamiento reconocieron esta misma semana que están a la espera de conocer los detalles de una normativa estatal que regule el uso de los modernos patinetes.

En Formentera, donde están prohibidos los quads, el conseller de Movilidad, Rafa González, avanzó que se plantean definir zonas concretas donde esté permitida la circulación de los patinetes, evitando de esta forma interferencias con otros usuarios de la red viaria.

«Es un vehículo muy peligroso para circular por carreteras, así como por las aceras. No están homologados para ello y la última posibilidad que estudiamos es que convivan con las bicicletas en los carriles bici, aunque aún lo estamos barajando», relató González. Por ahora, según añadió, es un asunto que «tenemos en estudio» y que se intentará adaptar a otras normas ya aprobadas.

En su afán por regular la circulación de determinados vehículos en la isla, el conseller reconoció que en los últimos años tenían «muchos problemas» con los quads al registrarse un aumento de este tipo de vehículos, que provocaban un «gran desgaste» en los caminos de Formentera, según señaló González.

«Se decidió desde el Consell que había que trabajar para reducir los impactos de los quads y ha habido varias medidas en los últimos años para reducir su número. En julio ya se han eliminado de las carreteras y esperamos que en agosto no se detecte ninguno en circulación», insistió. De hecho, hasta el próximo 12 de agosto en Formentera están realizando un completo estudio para constatar cuáles son los medios de transporte más usados en la isla. El anterior informe data de 2017 y el Consell quiere actualizar cifras, más teniendo en cuenta la entrada en vigor de la regulación de entrada y circulación de vehículos. Con las conclusiones en mano, la institución aplicará después modificaciones en las normativas.

«Queremos constatar cómo ha funcionado la regulación de vehículos. Teníamos datos de 2017 y, viendo los cambios de este año, en septiembre y octubre analizaremos si se ha favorecido el uso de medios más sostenibles, que es lo que nos interesa», consideró González.

Fuente: elmundo