En el difícil juego de predecir los mercados, las marcas alemanas son firmes defensoras de los coches de hidrógeno como sistema alternativo y funcional a los coches eléctricos de batería.

bmw-ix5-hydrogen_portada _02
Las marcas alemanas apuestan por el hidrógeno y se posicionan para los próximos años

La movilidad eléctrica marca el rumbo actual de la industria de cara a los próximos diez o veinte años. Los coches eléctricos serán el pan nuestro de cada día, pero no todos van a apoyarse plenamente en las baterías para moverse. Los fabricantes alemanes apuestan firmemente por la pila de hidrógeno. Un combustible alternativo que podría posicionarse como alternativa real y viable al parque eléctrico.

Diversas empresas alemanas como BMW y Audi siguen apostando por esta tecnología sin dejar de mirar a los coches eléctricos de batería, pues es lo que demanda las normativas europeas a corto y medio plazo. Sin embargo, los alemanes saben que los políticos rápidamente cambian el rumbo de sus declaraciones, y que ante este posible panorama deben tener en la reserva una flota de vehículos alternativos. Y es ahí donde entra en juego la pila de combustible de hidrógeno.

fabricantes-alemanes-defienden-hidrogeno_02
Audi A7 h-tron, un prototipo alimentado por hidrógeno.

Recientemente hemos visto prototipos con dicho sistema de movilidad. Sin ir más lejos, en el pasado Salón de Múnich se presentó el BMW iX5 Hydrogen. Un prototipo que ya ha pasado a producto comercial y que emplea la pila de combustible para generar la corriente eléctrica que mueve sus motores eléctricos. No es la primera vez que los de Múnich tienen estos escarceos con el hidrógeno: solo hay que echar un vistazo al pasado para descubrir que es una apuesta desde hace años.

Sin lugar a dudas BMW es la marca que más apuesta por el hidrógeno, y así lo refleja su hoja de ruta. Para el año 2030 pretenden tener una flota variada con vehículos impulsados por tal combustible. Y no solo pretenden lanzar dichos modelos en Europa, pues también tienen un ojo puesto en China, que no olvidemos es el mayor mercado automovilístico del mundo.

En la actualidad, el hidrógeno es un sistema demasiado costoso. La difícil obtención de este preciado elemento retrasa la llegada de una tecnología que promete solucionar muchos de los problemas actuales que planean sobre el coche 100% eléctrico, como la creación de la energía suficiente para alimentar un vasto parque de coches a pilas, o los tiempos de recarga. Las pocas unidades que están a la venta ahora tienen un precio muy elevado, por no hablar de la difícil situación que tienen a la hora de enfrentarse a la recarga.

fabricantes-alemanes-defienden-hidrogeno_01
El BMW Hydrogen 7, presentado en 2006, tenía un V12 de 6.0 litros capaz de funcionar con gasolina o hidrógeno.

A fin de cuentas, las marcas están jugando a un juego cuya partida se calcula en décadas. Las marcas alemanas han declarado su intención de apoyar el hidrógeno como sistema alternativo de movilidad a los coches eléctricos de batería. BMW está a la cabeza de esa particular batalla, pero se encuentra con la firme ayuda de sus colegas de Audi y Mercedes. Los alemanes siempre se han declarado firmes defensores de un parque multiplataforma: vehículos eléctricos, vehículos de hidrógeno y biocarburantes.

Jürgen Guldner, el vicepresidente de BMW que dirige el programa de automóviles con celda de combustible de hidrógeno, dijo a Reuters que el fabricante de automóviles construiría una flota de prueba de cerca de 100 automóviles en 2022; “Ya sea que esta tecnología sea impulsada por la política o por la demanda, estaremos listos con un producto. Estamos a punto de llegar allí y estamos realmente convencidos de que veremos un gran avance en esta década”.

Fuente: hibridosyelectricos