La implementación de la infraestructura de recarga rápida se está retrasando en relación con la rápida evolución de las ventas de coches eléctricos en Europa, un escenario al que los fabricantes y el resto de actores deben responder rápidamente.

Estacion carga rápida repsol
En Europa, la red de recarga rápida crece a un ritmo inferior al de las ventas de coches eléctricos.

En Europa, las matriculaciones de coches eléctricos aumentaron más de un 100 % en el primer semestre de este año. Al final de este año la cifra podría alcanzar el millón de vehículos, lo que supone todo un reto para la infraestructura de recarga que no está a la altura del crecimiento de las ventas. Los fabricantes están compitiendo por abordar este problema clave. La carga vinculada en la vivienda o en el trabajo y sobre todo la carga pública, tanto en las carreteras como en las ciudades (para aquellos que no disponen de pinto vinculado), se convierte en imprescindibles en este escenario.

Las matriculaciones de coches con baterías recargables aumentaron un 124 % en el primer semestre de 2021 (483.000 vehículos matriculaos) según los datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA). Los estrictos objetivos de reducción de las emisiones de CO2 que forman parte del paquete Fit for 55 de la Comisión Europea exigen que la infraestructura de recarga se desarrolle al mismo ritmo que la venta de los vehículos. Se trata de una tarea muy exigente que debe ser abordada por los diferentes actores que intervienen en el mercado, entre ellos, los fabricantes.

Más estaciones públicas

Andreas Aumann, vicepresidente de gestión estratégica de productos del Grupo BMW, a Automotive News Europe que la red de recarga pública debería estar abierta a todas las marcas y modelos, como es el caso del servicio que ofrece Ionity, creado inicialmente por BMW, Daimler, Ford y Volkswagen, al que después se han unido más fabricantes como Hyundai o Volvo. Sin embargo, la eficacia y el rendimiento de esta red ha quedado en entredicho después de que Herbert Diess, presidente del Grupo Volkswagen, arremetiese contra ella tras un viaje por varios motivos: puntos de carga fuera de servicio, precios elevados y estaciones de carga sin baño ni cafetería.

Según Aumann, en la decisión de comprar o no un vehículo eléctrico tiene un peso muy importante una red de recarga que ofrezca la información necesaria sobre la disponibilidad de uso (por demanda o por avería), el tiempo que llevará la recarga y el coste de las mismas. Elke Temme, jefe de carga y energía de Volkswagen Group Components, cree que la carga sigue siendo un tema clave para el éxito global de la movilidad eléctrica y que la falta de opciones es un obstáculo importante desde el punto de vista del cliente. “Por eso que estamos invirtiendo masivamente en la expansión de la infraestructura de carga con alianzas con Ionity, ENEL, Iberdrola y BP, que nos permitirán quintuplicar el número de cargadores rápidos en Europa alcanzando los 18.000”.

recarga-ionity-ford-mustang-mache
Estación de recarga de Ionity.

En cuanto a los precios, Aumann apunta una solución creada para sus clientes, tanto para los que poseen un coche eléctrico de Mini como un BMW. Con la tarifa ‘Activa’ el precio de recarga es fijo. Cuando los clientes viven en primera persona que el coste de propiedad del vehículo se reduce sensiblemente en comparación con uno de combustión, “nuestra experiencia general es que una vez que han tenido su primer vehículo eléctrico, no quieren volver: cargar es mejor que repostar”.

¿Dónde recargar? Carga en carretera y carga urbana

Tres son las ubicaciones donde se recargan los vehículos eléctricos: en la vivienda, en el trabajo y en lugares públicos. Las tres son complementarias entre sí y por lo tanto su implementación debe ocurrir al mismo ritmo. Sin embargo, la construcción de puntos de recarga pública se está retrasando.

Una combinación saludable para la expansión de la red de recarga pública incluye la carga a baja potencia en corriente alterna (CA), y la carga rápida y la ultra rápida en corriente continua (CC). U sus ubicaciones deben incluir autopistas, carreteras y áreas urbanas.

En este punto, Aumann señala que la carga rápida urbana se está convirtiendo en un factor particularmente importante para los conductores de vehículos eléctricos que no tienen acceso a un punto vinculado. En el mismo sentido, Temme afirma que “la infraestructura de carga rápida es la clave para cargar cómoda y rápidamente en viajes largos y también en áreas urbanas en el caso de aquellos clientes que no tienen su propio wallbox: allí deberían poder recargar sus necesidades semanales en 15 a 20 minutos”.

El problema de la baja demanda

Desde la perspectiva de Stefan Perras, director de movilidad eléctrica conectada en Siemens, asegura que actualmente existe un exceso de oferta de infraestructura de carga. “Puede sonar extraño ahora, pero si vas por las autopistas, la mayoría de las veces estas estaciones están inactivas. Esa es la razón por la que la mayoría de los operadores de carga hoy en día no ganan dinero con sus estaciones, porque la utilización es demasiado baja”.

La clave no es necesariamente la implementación general de la infraestructura, sino la implementación táctica, particularmente dentro de las ciudades cuando los conductores no tengan acceso a cargadores domésticos. “Inicialmente, las estaciones de carga rápida solo se planearon para las autopistas, pero ahora vemos una fuerte tendencia a instalarlas en las ciudades”, afirma Perras.

Total ampliará su red de recarga de coches eléctricos con 20.000 nuevos  puntos - Actualidad - Híbridos y Eléctricos | Coches eléctricos, híbridos  enchufables
Algunas estaciones de servicio añaden ya puntos de recarga rápida.

Como resultado, algunos operadores de las estaciones de servicio están transformando sus ubicaciones en el centro de la ciudad en centros de carga rápida. También los supermercados están ofreciendo sus espacios de estacionamiento para cargar fuera de su horario de apertura pudiendo ganar dinero cuando el establecimiento está cerrado.

Temme añade que las asociaciones con las grandes empresas energéticas como Enel, BP o Iberdrola son cruciales si la industria del automóvil quiere expandir con éxito la infraestructura de carga en todos los mercados y hacerlo proporcionando energía a los cargadores a partir de fuentes renovables. Además, añade que “las soluciones de carga inteligente son importantes, ya que permiten la carga cuando la producción de energía renovable es alta”. En el mismo sentido se declara Aumann que asegura que la energía verde es una parte crucial de la descarbonización del transporte por carretera.

Desde su perspectiva de Aumann, la clave para el éxito de los vehículos eléctricos está en la transparencia, el intercambio constante de información y la coordinación con respecto a la implementación futura, no solo en un país, sino también en toda la Unión Europea, sus estados miembros y todos los actores relevantes.

Fuente: hibridosyelectricos