Esta nueva tecnología combina los beneficios de las baterías de litio con los de los supercapacitadores para conseguir gran capacidad energética y una carga ultrarrápida

Foto: Un nueva batería que según sus creadores puede cargar una moto eléctrica en segundos. (Mahle)
Un nueva batería que según sus creadores puede cargar una moto eléctrica en segundos. (Mahle)

Las compañías británicas Mahle y Allotrope se han unido para crear un nuevo tipo de batería ultrarrápida que es capaz de cargar una moto pequeña en solo 90 segundos. Además, la nueva tecnología utiliza materiales sostenibles y es, según sus creadores, totalmente reciclable.

Desde Mahle aseguran que la idea detrás de esta tecnología era encontrar un diseño de batería que permitiera grandes velocidades de carga en un tamaño que se pudiera adaptar a las necesidades de cada vehículo. La compañía ha decidido centrarse por ahora en las motos como las que se usan para el reparto de comida a domicilio. Sus baterías deberían ser ligeras, pequeñas y tener la capacidad de cargarse por completo en el tiempo que se tarde en entregar un pedido.

“Con el auge de la economía a la carta, se ha producido un rápido aumento del uso de ciclomotores de gasolina para las entregas urbanas, como la comida para llevar, lo que ha contribuido a los problemas de calidad del aire en nuestras ciudades”, explica el Dr. Mike Bassett, jefe de Investigación de Mahle. “La descarbonización de estos repartos ha resultado difícil hasta ahora sin mantener un ‘stock’ de costosas baterías intercambiables o sin cambiar a un vehículo eléctrico más grande y pesado con un mayor consumo de energía”.

Esta batería de litio-carbono es completamente reciclable. (Mahle)
Esta batería de litio-carbono es completamente reciclable. (Mahle)

La solución fue combinar la densidad de energía de las baterías tradicionales de iones de litio con las ventajas de los supercondensadores que pueden recargarse rápidamente. Según admite Mahle, la tecnología cuenta con un ánodo de tipo batería de alta velocidad, un cátodo de estilo condensador de doble capa eléctrica (EDLC) de alta capacidad y ambos están separados por un electrolito orgánico.

El resultado, comentan desde Mahle, es un tipo de batería muy estable que aguanta bien las altas temperaturas sin necesidad de refrigeración y que permite una alta transferencia de corriente. Gracias a esta combinación, afirman, la batería es segura y no sufre la degradación térmica que experimentan las baterías tradicionales de litio.

Todo esto hace que esta batería tenga una vida útil de más de 100.000 ciclos, muy por encima del uso normal de las baterías convencionales y que ofrezca, según sus creadores, tasas de carga rápida de hasta 20 kW usando una red eléctrica convencional. Mahle añade, además, que su batería de litio-carbono no lleva metales de tierras raras entre sus componentes y que es un diseño completamente reciclable. De ser esto cierto sería la primera vez que se consigue un reciclaje completo de este tipo de dispositivos. Tesla anunció recientemente que había conseguido reciclar las suyas un 92%, muy por encima de lo que han conseguido hasta ahora sus competidores.

La compañía ha realizado unos análisis simulando un servicio de comida rápida que trabaja en un con un radio de 25 km. Si las motos de este servicio tuvieran una batería normal de 500 Wh, necesitarían parar a mitad del turno de trabajo y esperar 30 minutos hasta que estuviera totalmente cargada. Mahle afirma que con su nuevo paquete de baterías podrían recargar sus vehículos totalmente en solo 90 segundos, más o menos el tiempo que se tarda en realizar una entrega.

“La ansiedad por la [falta de] autonomía se cita a menudo como la principal barrera para la adopción del vehículo eléctrico, pero si la batería pudiera recargarse en el mismo tiempo que se tarda en repostar un vehículo convencional con motor de combustión interna, gran parte de esa preocupación desaparecería”, afirma Bassett.

Fuente: elconfidencial